O‘zbekcha / Русский / Español / English               
uz monument logo es es monument

Aspectos principales del discurso del Presidente de Uzbekistán, referente a las relaciones entre los representantes de la autoridad y de los medios de comunicación

(Tashkent, 22.11.2019)

Ultimamente en los medios de comunicación se plantean muchas cuestiones. Esto es también una exigencia de nuestros tiempos. Si no vamos a prestar una atención especial a estas cuestiones junto con los medios de comunicación, no vamos a obtener resultados. Nadie tiene derecho a trabajar como ayer.

Como saben, hoy se garantiza la apertura y la transparencia en todos los ámbitos de la sociedad. La falta de transparencia, la corrupción y el amiguismo no van a ayudar al trabajo. Sabiendo, fingir que no lo sabes, es una traición a la política de hoy.

El mundo se está desarrollando rápidamente, y la mentalidad de la gente se está cambiando. Los medios de comunicación desempeñan un papel importante en ello. Los medios centran nuestra atención en los problemas existentes y nos ayudan a solucionarlos. Es uno de los requisitos principales de la sociedad democrática.

No olvidemos que tenemos que considerar a los medios de comunicación como un espejo que refleja nuestro trabajo. Por lástima, durante muchos años no queríamos mirar a este espejo.

Como resultado de ello, dejamos de ver nuestra verdadera identidad. No reconocíamos nuestras deficiencias ni imperfecciones que eran evidentes para nuestro pueblo, mientras seguíamos presumiendo de nosotros mismos, diciendo: “Yo soy el mejor”. Muchos alcaldes pretenden seguir así. Y como pueden ver, a muchos de ellos les destituimos. Si ellos no van a satisfacer a las aspiraciones del pueblo, si no van a actuar, que sepan que tendremos que destituirles a todos. Es la exigencia de nuestra época. Y yo, como el jefe, estoy dispuesto a adoptar medidas necesarias a pesar de lo difícil que pueda resultar. Porque debemos satisfacer a nuestro pueblo. Debemos reunirnos directamente con el pueblo. Debemos recibir directamente peticiones de las personas.

Yo también fui el Alcalde de la región, luego durante muchos años fui el Primer Ministro. ¿Podríamos entonces adoptar estas medidas? ¿Lo hicimos alguna vez? Nunca ha habido tal sistema. Pero ahora debe haber calidad, una vez más calidad, conocimientos profundos, diálogo, un sistema cuando nos comunicamos con nuestro pueblo. No somos aquéllas personas que éramos hace dos años. No somos los líderes de ayer.

Hay que recordar un sabio refrán: "Qué sentido tiene culpar al espejo si no te gusta lo que ves". Tiene un pensamiento muy profundo. Si no tienes cultura, ni conocimientos, por qué culpas al espejo, si estás torcido.

No es ningún secreto que esto se ha convertido en una de las principales razones por las que los problemas se han acumulado, y muchos de los vicios de la sociedad han echado raíces.

Saben perfectamente por qué estoy diciendo esto. Hoy en día, para los jefes de todos los niveles, la cultura de la comunicación, sobre todo con los medios, se ha hecho muy importante.

En algunos casos, la incapacidad de los líderes de reaccionar a la crítica, se expresa en sus esfuerzos por no reconocerla.

Por lástima, algunos jefes en el contacto con el pueblo o los medios, se olvidan de la cultura de comunicación, de espiritualidad. El hecho que no dan respuestas honestas y oportunas a las solicitudes recibidas, también es causa un descontento razonable.

Les pido a todos los sentados aquí, los líderes de los cuatro sectores en el contexto de distritos, ciudades, regiones, que lo apunten. Los esfuerzos que se basan en solo sus palabras sin acciones se convierten en una traición a la política. Hay que aprender de pensar y medir bien antes de tomar alguna decisión. Es la exigencia de nuestra época. Ahora estamos en el período de transición hacia una sociedad democrática, la sociedad civil. Todos deberían saber esto.

Como saben, casi cada día en las redes sociales aparecen unos mensajes críticos sobre la actividad de uno u otro jefe. Debido a que a estas críticas no se dan respuestas o reacciones oportunas, objetivas o bien fundamentadas, críticas, oportunas, en las redes sociales aparecen diferentes especulaciones y disputas entre las personas.

Lo más desagradable es que algunos jefes, en vez de impedir las situaciones que pueden crear algún tipo de conflicto entre la sociedad, agravan el problema por su arrogancia y mala actitud.

Entiendo que cada uno tiene su orgullo y autoestima. Pero, la diferencia de un jefe consiste precisamente en no olvidar sobre la responsabilidad de no sólo defender su honor sino también la imagen del órgano gubernamental.

A pesar de cualquier obstáculo o dificultad, un problema agudo y urgente que pueda enfrentar, debe encontrar una solución a la situación con moderación y equilibrio, tomando una decisión correcta basada solo en la ley.

Si cada jefe fuera responsable ante su propia conciencia, sintiera responsabilidad hacia el pueblo, pudiera juntar en su actividad la perseverancia y moderación, exigencia y erudición, podría ganar el verdadero amor y confianza del pueblo.

Este requisito se aplica a todos nosotros independientemente de si es miembro del gobierno, ministro, alcalde o fiscal, así como a los medios de comunicación. Ninguno de nosotros tiene derecho a olvidarlo.

escudo de armas del Estado Bandera de Estado Himno del Estado Paseo de la Castellana, 45, 28046 Madrid España Tel +34 913 10 16 39